Jesús, Fuente de Agua Viva


3Rd Domingo de Cuaresma año A Exodus 17:3-7, Salmos 95:1-2, 6-9, Romanos 5:1-2, 5-8, Juan 4:5-42

En casa, cada vez que me quejo de no dormir bien, de tener dolor de cabeza, o no poder concentrarse, las primeras palabras de la boca de mi esposa son: “Toma un poco de agua.  Por mucho que encuentre su respuesta molesta, debo aceptar humildemente que ella tiene razón.  Cuanto más agua bebo, menos experimento esos síntomas. Lo mismo es cierto cuando no bebo de Jesús, la fuente de agua viva. Cuando mi esposa se da cuenta de que estoy teniendo un día inquieto o una mala actitud, me dice:   “¿Has visitado el Santisimo?”  “¿Has rezado? Por supuesto, mi día sombrío o pésima actitud desaparece después de adorar u orar a Dios. La lección: hidrata tu cuerpo y tu alma.

Nuestros cuerpos no pueden funcionar bien sin agua, y tampoco nuestras almas sin Jesús, la fuente de agua viva. Eso es cierto no sólo para la mujer samaritana, sino también para Jesús, porque él también es humano.  Durante las proximas tres semanas, el evangelio de Juan ilustrará a la humanidad de Jesús.  La próxima semana, Juan nos hablará de cómo Jesús usa pasta de barro para curar a un  ciego.  El domingo siguiente, escucharemos   acerca de la tristeza de Jesús por la muerte de su amigo Lázaro. [1] ‘  Hoy, oíste hablar de Jesús que vino al pozo de Jacob cansado y sediento de su viaje.  Nuestros cuerpos no pueden funcionar  bien  sin  agua.

La mujere samaritana vino al pozo en busca de agua para sostener su cuerpo humano.  El pozo le ofreció agua del suelo. En cambio, encontró un tipo diferente de agua, agua de arriba, Jesús, la fuente de agua viva. Mientras que el pozo contiene agua que satisface nuestra sed humana en este mundo. Jesús, la fuente de agua viva, es la fuente que satisface el alma en esta vida y la siguiente: “el agua que yo le daré se convertirá dentro de él en un manantial capaz de dar la vida eterna”[2]

La mujer samaritana tiene sed de la palabra de Dios. Ella le dijo a Jesús: “Ya sé que va a venir el  Mesías (es decir, Cristo). Cuando venga, el nos dara razón de todo.” [3] Sin embargo, ella no reconoce que Jesús es Cristo.  ¿Por qué? Porque además de tener sed,  ella  también  estaba dañada  por sus deficiencias en la vida. ¿Te suena familiar? Algunos de nosotros, como la mujer samaritana, estamos esperando a que Jesús venga a nuestras vidas para contarnos todo. Sin embargo, nuestra quebrantamiento impide reconocer que Jesús ya está aquí. Un teólogo dice que hay tres Jesús. El Jesús que caminó por la tierra hace 2.000 años – él que conoció a la mujer samaritana; el Jesús presente en la Eucaristía que estamos a punto de recibir; y el Jesús que camina entre nosotros en nuestra comunidad. En los tres podemos encontrarlo tratando de llamar nuestra atención. Todo lo que tenemos que hacer es como el salmo responsorial nos instruye: “Ojalá escuchen hoy su voz: “No endurezcan el corazón”. [4] En otras palabras, seamos vulnerables a la llamada de Dios. Dejar ir nuestra obsesión por controlar lo incontrolable. Confía en su voluntad para nosotros. Desafortunadamente, algunos de nosotros como los judíos en el desierto, hemos endurecido nuestros corazones al Señor. Hemos dejado de confiar en Dios. Lo hacemos porque para algunos de nosotros Dios no ha cumplido nuestras expectativas. ¿Y quién puede culparnos?  Somos humanos. Nuestro primer instinto es buscar la felicidad, la salud y la comodidad. Los judíos dejaron todo lo que tenían en Egipto. Luego, pasaron 40 años en el desierto. Yo se que algunos de ustedes pueden imaginarse lo que vivir de esa manera. Los judíos escucharon decir que son el pueblo elegido por Dios. Sin embargo ni siquiera podían encontrar agua para beber.

Hoy en día, algunos de nosotros estamos viviendo una especie de experiencia similar a los judíos. La pandemia de Coronavirus y sus efectos secundarios nos tienen discutiendo y probando al Señor, diciendo:   “¿Está o no esta el Señor en medio de nosotros?” [5] Si tu eres una de esas personas, tengo palabras de consuelo para ti.   Primero, es    razonable  sentirse enojado con Dios en tiempos difíciles. Dios puede manejarlo. Personalmente, creo que lo acoge con beneplácito. Como él dice en Apocalipsis 3:25-16:   “Ojalá fueras frío o caliente! 16 Pero como eres tibio, y no frío o caliente, te vomitaré de mi boca.”  Segundo, Dios  nos   ama a pesar de todo. Porque Dios es amor. Tercero, Dios está dispuesto a perdonarte si le pides su perdón humildemente. [6]  El Nuevo Testamento  2 Timoteo 2:13 lo describe de esta manera: “Si no somos fieles, él sigue siendo fiel, porque no puede negarse a sí mismo.”  Dios nunca nos abandona. Somos nosotros quienes lo abandonamos.  A pesar de las quejas de los judíos y de poner a prueba a Dios, él les proporcionó el agua para sobrevivir en eldesierto,  y  apesar  nuestras    deficiencias, Dios envió a Su Hijo a morir por todos nosotros para saciar nuestra sed con su palabra. Como Pablo nos dice:    “Y la prueba de que Dios nos ama está en que Cristo murió por nosotros, cuando aún éramos pecadores[7]  Dios te está esperando para darte el mismo mensaje que dio a la mujere samaritana sobre el Mesías:  “Yo soy, el que habla contigo.”[8]

Cuando la mujer samaritana llegó al pozo de Jacob, vino en busca de agua para saciar su sed humana.  En cambio, encontró a Jesús, la fuente de agua viva. Sin vacilación bebió de esa agua. Jesús usó su fragilida y su corazón dispuesto para sanarla. Entonces, en ese momento, sucedió algo extraordinario, la mujer samaritana se convirtió en su discípulo.  Ella fue al centro para compartir las buenas noticias con otros samaritanos, y ellos también creyeron.

La  historia de la mujer samaritana es una ilustración de lo que sucede cuando mantenemos nuestros corazones para beber de Jesús, la fuente de agua viva.   [9]

Oremos:

Señor, gracias por tu amor incomprensible. Queremos beber de Jesús, la fuente de agua viva. Sin embargo, no podemos hacerlo solos porque somos débiles y pecaminosos. Envía tu Espíritu Santo para que nos guide a la fuente de Jesus. Te pedimos esto en el  nombre más sagrado de tu hijo, Jesús Cristo. Amén.


[1] http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/ccdds/documents/rc_con_ccdds_doc_20140629_direttorio-omiletico_en.html

[2] Ibíd: Juan 4:14

[3] Juan 4:25

[4] Cf. Salmo 95:7

[5] Exoduc 17-7

[6] 1 Juan 4:8

[7] Romanos 5:8

[8] John 4:26

[9] Juan 4:42

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.