Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo Rey del Universo (Actualizado)

(Homilía 11/24/2019)

El trono de Jesús es la silla de nuestra vida, fe y salvación.

En preparación para mi homilía he estado pensando mucho en sillas y su significado en mi vida personal y espiritual.

Una silla puede ser cualquier superficie en la cual uno se puede sentar. Estas pueden estar hecha de cualquier material: madera, hierro, aluminio etc. Lo que hace a una silla especial es lo que simboliza y quien la usa. Por ejemplo, en la cocina del hogar de mis padres, hay una silla en la cual solo una persona puede sentarse cuando la familia cena junta, la silla de mi papá. La silla es su trono y simboliza la autoridad de él cómo el rey de la casa.

En nuestra fe católica, sillas y lo que representan tienen mucho significado. Por ejemplo, la Catedral de Santa María en el centro de Austin, es la silla del Obispo Vásquez. La palabra catedral significa silla en latín. La silla del obispo representa su autoridad como el pastor spiritual de la diócesis de Austin. Ningún otro presbítero puede sentarse en ella. Es desde esa silla, su trono, que el Obispo celebra la Misa y ordena a sacerdotes y diáconos.

En el Vaticano la silla del Papa reside en la Basílica de San Pedro. Esa silla es el símbolo de la misión especial de Pedro, y sus sucesores, de cuidar su rebaño, manteniéndolo unido en fe y caridad.[1] Es desde esa silla que el Papa declara testimonios dogmáticos en nombre de la Iglesia universal al mundo entero. De cierta manara el Papa actúa como un rey desde su silla.

Para algunos de nosotros es difícil entender el concepto de rey porque nuestro sistema político no permite reyes. Nuestra nación americana fue fundada en esa noción.

Un rey es una persona soberana o un monarca que hereda su título por vida. El rey es la autoridad suprema de una nación y su gente. Esta definición es significativa en este día en que celebramos la Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo Rey del Universo, el ungido hijo de Dios, rey de nuestras vidas; quién está sentado a la diestra del Padre;[2] y es descendiente del Rey David.[3]

Jesús al igual que mi papá, el obispo y el Papa tiene su silla. Su trono, sin embargo, aunque fue hecha en este mundo, tiene autoridad divina: la autoridad de Dios; y es desde su silla que Jesús imparte con autoridad suprema las enseñas y mandatos sobre las naciones y su gente.

¿Pero dónde está la silla del Señor Jesucristo Rey del Universo? La silla está al frente de nosotros. La silla es la cruz. En ésta Pilato lo designó como Rey de los Judíos o dicho de otra manera como el Rey del Universo. Y es desde este trono, la cruz, que Jesús nos enseña del perdón y la redención. Y en caso del Padre Jesse y yo… de cómo comportarnos con su gente, ustedes.

Con respecto al perdón, el Rey del Universo, tal como lo hizo en el desierto, resistió triunfantemente las tentaciones del diablo en su silla de la cruz. Él permitió que otros lo maltrataran y se burlaran del él. En lugar de salvarse así mismo, Jesús, nuestro Rey, decidió dar la vida por nosotros y le pidió a su Papá: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.[4]

Con respecto a la redención, el Rey del Universo, ignoró su dolor para consolar al malhechor crucificado a su lado. El criminal le pidió que se acordara de él cuando llegara al Paraíso. Con misericordia, Jesús le respondió: “En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso”.[5]

[Jesús está en su silla con los brazos abierto invitándonos a que vengamos a él y descansemos nuestra cabeza en su pecho como lo hizo el apóstol Juan. Nosotros sin embargo resistimos esa invitación. A veces por que no la escuchamos debido al ruido de este mundo: la tele, la red social, nuestras vidas ocupadas. A veces no nos acercamos a la cruz por que estamos enojados con Jesús. En fue mi caso. Por muchos años después que yo llegué a los Estados Unidos, yo estuve enojado con él, porque pensé que él me había abandonado. En lugar de acercarme a él, yo lo rechazaba. O, yo iba and la misa y rezaba, pero lo hacía como actos de habito y no de amor.  Jesús, sin embargo, nunca se da por vencido; somos nosotros lo que nos damos por vencido. El siguió persiguiéndome y aquí cerquita en el parque Wooten finalmente lo escuché. Un día, alrededor de este tiempo, yo estaba con mi hijo en el parque, cuando un perro juguetón empezó a perseguirlo. Yo sabía que el perro no le iba hacer daño, pero mi hijo estaba en pánico y se alegó de mí corriendo. Yo le gritaba que viniera hacia mí, pero él no me prestaba atención. Finalmente, los dos nos juntamos y yo le dije: “Hijo cuanto tengas problemas no corras de mí, per ven a mí.” Fue en ese momento que yo me vi como mi hijo al frente de Jesús. Él me decía con amor: “Cuando tengas problemas, hijo, no corras de mí, pero ven a mí.”

Este domingo es el último del tiempo ordinario. El jueves celebraremos el Día de Acción de Gracias. El próximo Domingo empieza el Adviento. Estos días nos dan la oportunidad de dar gracias a Dios por todas las bendiciones que hemos recibido. Tiempo para reflexionar que tan bien estamos preparándonos espiritualmente para recibir al Señor Jesucristo en el momento menos esperado. Es un tiempo de preparación en nuestro corazón para recibir a niño Jesús; quién asumió su asiento como rey en la cruz por nuestra salvación.

Razonablemente, entonces es un signo de alabanza y adoración, bajar nuestras cabezas cuando nos encontramos al frente de la cruz o en la presencia de la Eucaristía.  Tal gesto es el reconocimiento de que cuando celebramos como familia la cena de la eucaristía o nos juntamos como comunidad, estamos en presencia del Señor Jesucristo, Rey del Universo. El compró con su sangre su trono donde es visible su autoridad; la silla de nuestra vida, fe y salvación.

[1] http://www.vatican.va/content/benedict-xvi/en/angelus/2012/documents/hf_ben-xvi_ang_20120219.html

[2] Cf. Hechos 7:55-56

[3] Cf. 2 Timoteo 2:8

[4] Lucas 23:34

[5] Lucas 23:43

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s